Tiempo de Oracion

Oremos por las Naciones

Exhorto ante todo, a que se hagan rogativas, oraciones, peticiones y acciones de gracias, por todos los hombres; por los reyes y por todos los que están en eminencia, para que vivamos quieta y reposadamente en toda piedad y honestidad.

Porque esto es bueno y agradable delante de Dios nuestro Salvador, el cual quiere que todos los hombres sean salvos y vengan al conocimiento de la verdad. Porque hay un solo Dios, y un solo mediador entre Dios y los hombres, Jesucristo hombre, el cual se dio a sí mismo en rescate por todos. 2 Timoteo 2:1-6

Queremos incentivar a las personas  a que oren por los misioneros, por la extensión del evangelio, y por los países que no conocen de Jesús, y por los gobernantes que ejercen opresión.

Nadie puede obligar a una sola alma volverse a Cristo. Todo lo que podemos hacer, es levantar a Cristo ante el mundo, llevarlo a las esquinas sucias y lugares oscuros de la tierra donde no se conoce, presentarle a los extraños, hablar de él a todo el mundo, y vivir tan de cerca con y en él que otros puedan ver que Jesús es una persona real.

En el Salmo 2:8, el Señor dice: “Pídeme y Yo te daré las naciones por heredad y los confines de la Tierra serán tu posesión. “Si intercedemos por las naciones estamos suplicándole a Dios por la conversión de toda la gente del mundo a Sus Caminos; por su salud espiritual y física, por su salvación.

Por las personas que Gobiernan
Satanás ataca a todos los hombres pero más a los que están en el poder, en eminencia, en autoridad. Precisamente es el poder el que da al hombre que lo ejerce, potestad, riquezas, posición e impunidad, situaciones que lo hacen más vulnerable, ser atacados por de Satanás y sus legiones del mal.

Tres ejemplos de oración por tu país.

Oración de unión para nuestro país

Señor, Enséñanos a establecer sincera solidaridad con los que sufren, con los que padecen a causa de la violencia, la injusticia y el terror. No nos dejes olvidar que millares de personas son diariamente despojadas de su dignidad, de su libertad, de su comida, de su ropa, de su techo, salud y habitación.

Señor, concédenos la fuerza para enfrentar a quienes nos oprimen, pero no permitas que en nuestra lucha por la libertad y la justicia, olvidemos el supremo mandamiento de no matar, no aplastar, no ofender. Ayúdanos a no caer en la tentación de la violencia, pues Tú derramaste tu preciosa sangre, para que nunca más sangre humana fuera derramada por nosotros.

Señor, Tú que te levantaste victorioso sobre la muerte, sanando con ternura las heridas que te había causado la insensatez humana, ayúdanos a encontrar el camino que nos conduzca a la reconciliación y a la paz. Amén.

Acción de gracia y petición para un país

Gracias porque en tu sabiduría has puesto orden en nuestra tierra en forma de las naciones. Gracias, Señor, porque has tenido un propósito conmigo y con mi familia aquí en esta ciudad y en este país, aunque a veces se me olvida que es así.

Dios, en este día te doy gracias por mi país y te pido que tu mano este sobre él. Como pueblo tenemos mucha necesidad. Necesitamos ayuda para los pobres, que nuestras calles estén limpias del crimen y las drogas, que nuestras familias se sientan seguras y que nadie en nuestra comunidad se sienta rechazado.

Usa a los líderes de nuestro país, a nuestro presidente/a, para que sean instrumentos tuyos del bien. No permitas que el orgullo sea un obstáculo para ellos. Que nuestros líderes sean sensibles al pueblo. Llénalos de compasión. Llénalos de sabiduría. El trabajo que tienen no es fácil, pero confiamos que tu será el guía de este país.

Sabemos, Padre, que tú apuntas a los gobernadores. Están bajo tu soberanía. Bendícelos en sus vidas personal y profesional. Úsalos para el bien de nosotros y para la gloria tuya. Algunos de ellos han sido crueles con nosotros, pero a ellos los dejamos en tus manos, sabiendo que eres un Dios justo. Que tu nombre sea exaltado en nuestro país. Amen.

Oración por nuestro país

OMNIPOTENTE Dios, que nos has dado esta buena tierra por heredar, Humildemente suplicamos tu ayuda para poder conducirnos siempre como pueblo reconocido a tu favor, pronto a hacer tu voluntad. Bendice nuestro país con labor honrada, conocimiento profundo y sanas costumbres. Guárdanos de toda violencia, discordia y confusión; de orgullo y arrogancia y de todo mal camino. Defiende nuestra libertad, y forma una nación unida de las multitudes que has traído de los diversos pueblos y lenguas. Inviste con el espíritu de sabiduría a todos los que, en tu Nombre, confiamos la autoridad del gobierno, para que haya justicia y paz en el país, y que, por medio de la obediencia a tu ley, manifestemos tu alabanza entre las naciones de la tierra. En tiempo de prosperidad, llena los corazones de gratitud, y en el día de la angustia, no permitas que nuestra confianza en ti desfallezca; todo lo cual te suplicamos por Jesucristo nuestro Señor. Amén.

Algunas citas Bíblicas para interceder por las personas que gobiernan:

1.- Por hombres justos que Reverencien a Dios: 2 Samuel 23:3; Proverbios 1:7
2.- Por hombres no Sujetos a la Avaricia e Inmoralidad: Dt. 17:16; 1 Tit. 6:19; Prov. 4:27.
3.- Por hombres Sabios y Abiertos a la enseñanza. Prov. 1:7; Salmo 2:10-11.
4.- Por hombres Misericordiosos y Verídicos: Prov. 20:28; Prov. 3:3-4.
5.-Por hombres No sujetos al Soborno, la Corrupción y la Lisonja: Prov. 29:4; Éxodo 23:8; Dt. 16:19.
6.-Por jueces Justos y Compasivos Hacia los Pobres, Viudas y Huérfanos: Prov. 29:14; Dt. 24:17; Ex. 22:22; Is. 17:17; Jer. 23:3; Stg. 1:27.
7. -En general. 1 Timoteo 2:13; Prov. 2:10-22; Salmo 33:12; Salmo 9:9; Dt. 28:10-11; Ro. 8:37; Prov. 21:1; Hechos 12:24.

En toda sociedad existen siete áreas básicas que moldean el pensamiento de las personas y se reflejan en la vida de una nación. Estas áreas también tienen una influencia enorme en el comportamiento y conducta de los líderes de las naciones y de las personas que están en eminencia.

Al interceder por las naciones hay que pedir por: El hogar y la familia, la iglesia, los educadores, los espectáculos públicos, los medios de comunicación, el gobierno y el comercio.

Y como Moisés levanto la serpiente en el desierto, así es necesario que el Hijo del Hombre sea levantado, para que todo aquel que en él cree, no se pierda, más tenga vida eterna. Juan 3:14-15

-No estamos llamados a tomar venganza de nadie; si se debe tomar venganza, será Dios quien lo haga.
-No estamos llamados a ser jueces de los autores de ninguna fechoría. Estamos llamados a ser agentes de reconciliación.
-Estamos llamados, como Moisés cuando levanto la serpiente de bronce, a ponernos entre el pueblo y el daño, a levantar a Jesús para que los que levanten la vista de este mundo a Él también sean salvos.
-Debido a esto debemos orar para ver a los que nos hacen daño o a la gente por quien estamos orando a través de los ojos de Dios. Debemos orar para que Dios les pare en el camino como lo hizo con Pablo y se vuelvan a Él.
-Orar estableciendo la paz de Cristo entre las naciones, orar que Venga Su Reino y sea hecha Su voluntad en medio de pueblos y naciones.

 Promesas de Dios para las Naciones:

“Si se humillare mi pueblo, sobre el cual Mi Nombre es invocado, y oraren, y buscaren mi rostro, y se convirtieren de sus malos caminos; entonces Yo oiré desde los cielos, Y Perdonaré sus pecados, y sanaré su tierra”. (2 Crónicas 7:14) “Procurad la paz de la ciudad a la cual os hice transportar, y rogad por ella a Jehová; porque en su paz tendréis vosotros paz.” (Jeremías 29:7)

Algunas escrituras Bíblicas para interceder por las Naciones:
1 Timoteo 2:1-2
Proverbios: 21:1; 28:2; 29:2; 2:10-22; 16:10-13; 20:26-28.
Salmos: 68:10-11; 105:14